domingo, 14 de abril de 2013

EL MARFIL COMO OBJETO DE INTERCAMBIO

El descubrimiento del yacimiento de Valencina de la Concepción (Sevilla) se remonta a mediados del s. XIX cuando se produjo el descubrimiento del Dolmen de la Pastora. A principios de los años 70 se comienza las primeras intervenciones con los hallazgos de las incipientes estructuras de hábitat.
Pero por este espacio prehistórico han pasado varias generaciones de investigadores, entre los que cave destacar, a Obermaier, Tubino, Carriazo, Collantes o Almagro, todos ellos, han aportado nuevas perspectivas a la disciplina arqueológica, y han establecido en Valencina de la Concepción un lugar para el conocimiento de la Prehistoria Reciente en nuestro país, y que día a día, se va configurando como uno de los yacimientos referentes para el conocimiento de las comunidades del III milenio a.n.e.
Con motivo de las ampliaciones urbanísticas de la localidad, tanto de Valencina de la Concepción como de Castilleja de Guzmán, se fueron excavando diferentes estructuras megalíticas y no-megalítica como silos, cabañas, fosos y estructuras de hábitat donde se han determinado evidencias habitacionales y productivas; entendidas no como una concentración de cabañas, sino como un paraje de hábitat disperso con grandes zonas de actividad agropecuaria, artesanal o de almacenamiento. Todo éste espacio territorial se ha ido estableciendo, en lo que es hoy, el gran complejo arqueológico de Valencina.
Con los restos hallados del sector del barrio metalúrgico se ha determinado la dieta alimentaria de estas comunidades agropecuarias, con un predominio de especies domesticas como el ganado porcino y vacuno, así como de ovejas, cabra, siendo el ciervo la única especie salvaje.
En estos días los investigadores de los equipos interdisciplinares de la Universidad de Huelva, el Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid, Museo de Valencina de la Concepción (Sevilla), el International Centre of Ivory Studies de la Universidad de Maguncia (Alemania) y el Instituto Arqueológico Alemán en Madrid, que han estado  excavando en la zona, durante las campañas de 2005 y 2006, han sacado a la luz una serie de materiales de marfil, que han estado analizando durante estos años, y han ampliado la información de sus estudios, llevados a cabo en la publicación, de la revista Journal of Archaeological Science (2012) donde los autores determinan que en Valencina de la Concepción se encuentra el yacimiento arqueológico con mayor espacio metalúrgico de la Europa Occidental en el III milenio a.n.e; y el taller de marfil más antiguo de Europa con una estructura compleja en la producción local especializada y de importación de materias primas de todo el Mediterráneo. Así, formaría parte  de un complejo sistema de abastecimiento basado en el comercio a larga distancia y sería una de las áreas de entrada y salida de materias primas y productos de origen regional y transcontinental.
 Piezas de marfil halladas en un yacimiento en Valencina de la Concepción (Sevilla).

Entre los fragmentos recuperados se han identificado objetos semi acabados de marfil, asta y huesos, desechos de producción, matrices y una sierra de cobre. Estos fragmentos fueron hallados en una fosa localizada en un barrio metalúrgico del yacimiento, en concreto, el lugar corresponde con el antiguo Golfo Tartésico, una de las entradas más importantes de materias primas y productos exóticos a la península Ibérica en la antigüedad. 

                                    

Aunque hay que destacar que en la península el comercio del marfil asiático era ya una practica repetida en la época del Calcolítico.
A las conclusiones que han llegado los autores es que las piezas de marfil halladas en esta zona corresponden a la primera mitad del III milenio y pertenecen a  un elefante asiático Elephas maximus, hasta ahora se creía que el marfil utilizado en la península provenía exclusivamente del noroeste de África y de fósiles de Elephas antiquus, una especie ya extinta. Para llegar a estas conclusiones se han realizado analíticas con espectroscopia de infrarrojos y la medición de carbono y nitrógeno mediante espectroscopia de masas de relación isotópica.
Por lo que se puede deducir de los estudios llevados a cabo en la zona que Valencina es el lugar de la península ibérica donde se ha encontrado, hasta la fecha, la mayor cantidad de piezas prehistóricas elaboradas con marfil como brazaletes, peine, cajas cilíndricas, mangos de cuchillos y puñales, todos ellas halladas junto a materiales suntuosos como oro y piedras exóticas en estructuras funerarias monumentales. Estos objetos ponen de manifiesto el prestigio social que adjudicaban al marfil y la existencia de una élite en formación que fue enterrada en dichos monumentos.


                                     [Img #10872]

Afianzando, así, la hipótesis que los autores consideran a la zona como un centro de poder, que englobaría a toda la zona del bajo Guadalquivir, entendido como centro económico e ideológico alrededor del cual se disponen una serie de comunidades periféricas que mantienen con él vínculos materiales y lazos ideológicos.
  
-Referencias: J.M. Vargas Jiménez (2003). Elementos para la definición territorial del yacimiento prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla). Spal12

-http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-investigacion-revela-valencina-taller-prehistorico-marfil-unico-toda-peninsula-20121127194849.html
  
                                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario