jueves, 24 de octubre de 2013

HERRAMIENTAS DE HUESO DE BALLENA EN LOS PIRINEOS A FINALES DEL PALEOLÍTICO SUPERIOR

Muchas veces junto a los restos líticos, los yacimientos  nos ofrecen restos paleontológicos de animales que habitaron en aguas continentales o marinas y, que sirvieron de sustento a los grupos humanos del paleolítico.
Recientemente, Jean-Marc Pétillon ha publicado en la revista Journal of  Human  Evolution, un artículo donde plantea la revisión de los hallazgos de veintitrés yacimientos Magdalenienses de la zona de los Pirineos, así como, los registros Magdalenienses de la cueva de Isturiz, situado en su parte más occidental.

                                                           La imagen a tamaño completo (90 K)
En once yacimientos de la parte central de los Pirineos se hallaron un total de 109 artefactos de huesos de ballena, en su mayoría eran cabezas de proyectil, de grandes dimensiones. Según el estudio se ha determinado que el origen de los restos óseos de ballena procedía de animales que habitaron en el atlántico, y que los objetos hechos de este material fueron transportados a lo largo de los Pirineos hasta la parte central, recorriendo distancias que superaban los 350 Km, desde la costa.

                                                                       La imagen a tamaño completo (201 K)

Este fenómeno parece haber tenido lugar durante la segunda mitad del Magdaleniense medio y la primera del Magdaleniense tardío, ca 17,5-15  cal BP.
También se aprecia diferencias en las cabezas de los proyectiles de hueso, entre el Magdaleniense medio y el superior que nos indican un proceso evolutivo en el diseño de las armas de caza.
                                                                       La imagen a tamaño completo (164 K)
El objetivo de la revisión de este  material óseo es demostrar la existencia de una red de distribución, entre la costa y el interior, tanto de herramientas como de armas de origen costero, tanto desde la costa más occidental, donde el autor ha realizado una comparativa de los yacimientos desde la cueva de Isturiz, con los asentamientos en el interior. Este estudio nos  viene a demostrar la movilidad costa-interior de estos grupos de cazadores recolectores y a un contacto cultural entre ellos, que se viene desarrollando a lo largo de toda la franja franco-cantábrico durante este periodo.




jueves, 17 de octubre de 2013

MUSEO DE LA EVOLUCIÓN HUMANA


En el año 2010 se inauguró, en Burgos, el Museo de la Evolución Humana  situado en el antiguo solar del convento de los dominicos de San Pablo y, en uno de mis viajes a Castilla y León, pude visitarlo.
El edificio ha sido diseñado por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg, con una arquitectura moderna y simbólica, y  distribuida en cuatro plantas.

  
Se accede al museo a través de una rampa rodeado de jardines y árboles que representan los ecosistemas desarrollados en la Sierra de Atapuerca, en estos enormes cubos se han aprovechado para llevar a cabo, en cada uno de ellos, una reproducción de la Sima de los Huesos, con restos originales del Homo antecessor y de los yacimientos de Gran Dolina, y  Sima del Elefante.


Se puede ver también el cráneo, casi completo, de Homo heidelbengensis, conocido como “Miguelón”, que se recuperaron sus restos en la Sima de los Huesos  y de unos treinta individuos que fueron arrojados a la sima, por sus parientes. También, se encuentran expuestas herramientas líticas entre las que destacan un bifaz, de cuarcita, que fue depositado en el lugar, probablemente, según los arqueólogos con una función simbólica.
Otra de las plantas está dedicada a la teoría de la evolución de Charles Darwin, donde se encuentra una reproducción de la popa del bergantín Beagle, donde Darwin realizó su viaje de cinco años alrededor del mundo. También, se puede observar una representación gigante del cerebro humano con todas sus interconexiones basados en los trabajos de Ramón y Cajal.
Quizás, una de las secciones más llamativas del museo es la dedicada a la Galería de los Homínidos donde te encuentras rodeado de 10 reproducciones muy realistas, de nuestros antepasados, desde el Australopithecus afarensis hasta el Homo rhodesiensis.


El museo está muy bien distribuido y es muy cómoda su visita, es amplio y con mucha luz, aunque cuando lo visité estaba en sus comienzos de apertura está concebido para que lo puedan visitar todo tipo de público y además como centro divulgativo de la Evolución Humana, donde el visitante puede encontrar diferentes actividades desde exposiciones itinerantes, seminarios, conferencias hasta talleres didácticos.  A lo largo del museo encuentras zonas de descanso y  varios audiovisuales que te adentran en el mundo de la Prehistoria.  Sin lugar a duda un lugar para visitar.

http://www.libertaddigital.com/fotos/museo-evolucion-humana-1001683/excavacion.jpg.html

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-aventura-del-saber/aventura-del-saber-museo-evolucion/1532157/