viernes, 19 de agosto de 2016

MUSEO DE PREHISTORIA Y ARQUEOLOGIA DE SANTANDER (MUPAC).

En el año 2003, recién defendida mi Tesis Doctoral, se celebró la 45ª Reunión Anual de la Sociedad Hugo Obermaier, en Santander, un encuentro científico de carácter internacional y donde se presentaron los resultados de las últimas investigaciones que se realizaron en  los diferentes países del mundo en torno al Paleolítico. Y allá que me fui, con unos compañeros del Grupo de Investigación (Pedro Cantalejo, Salvador Domínguez y Rafael Maura).
El congreso estuvo organizado por el Grupo de Prehistoria de la Universidad de Cantabria y se celebró en la Escuela Superior de la Marina Civil y en el Museo de Altamira, contó con la asistencia del presidente de la Hugo Obermaier-Gesellschaft  (Ludwig Reisch). Una de las actividades que realizamos en estos días fue la visita al Museo Arqueológico de Santander, nada transcendental ya que se trataba de un museo bastante clásico.
Este verano he pasado de nuevo por Santander y me he llevado una grata sorpresa al visitar de nuevo este museo. De entrada, se le ha dado una nueva ubicación, en el Mercado del Este, en un edificio construido entre 1839 y 1842 y que fue declarado Bien de Interés Cultural en 1986.
Este nuevo espacio ofrece un itinerario cronológico, que abarca desde la Prehistoria hasta el Medievo; y se inicia con una estupenda introducción a la Arqueología donde la  Zooarqueología es la gran protagonista, aquí los restos óseos de animales adquieren un lugar destacado para comprender los modos de vida de las sociedades paleolíticas, y de la importancia que tiene la caza para estas comunidades.   Las diferentes salas están dotadas de material informático, pantallas interactivas digitales, paneles, vídeos.. te garantiza una información exhaustiva sobre los diferentes contenidos y fases por los que pasó la Prehistoria. Me llamó mucho la atención la sensibilidad, la escenografía  y sensación con que han sido tratados los diferentes temas, desde la importancia que puede tener un objeto de uso o instrumento, contextualizando sus contenidos, como  al objeto de arte y su valor artístico e histórico, hasta la sensación que se puede sentir visualizando los diferentes periodos climáticos por los que han ido transcurriendo los diferentes periodos históricos.

Pero quizás lo que más te conmueve de todas las salas es la belleza que encierra el espacio monográfico dedicado al arte mueble, tallado en hueso y asta, de los yacimientos de La Garma, El Castillo, El Pendo, Altamira… de una riqueza exquisita e indescriptible, creo que no existe otra colección tan rica como ésta en el mundo. Los soportes están colocados de forma que las piezas de arte inmueble puedes contemplarlas desde todos los ángulos y observar hasta los detalles más minuciosos.  Un museo muy recomendable de visitar, a todas las personas que pasen por Santander.

Sólo me queda felicitar a todas las personas que han colaborado y trabajado en este proyecto museístico, por la labor desarrollada, ya que han conseguido un museo interactivo, didáctico, actual y muy acorde a todos los niveles de público.