domingo, 7 de julio de 2019

La cetariae de Ivlia Tradvcta.






La semana pasada se presentó en el Museo Municipal de Algeciras el libro: “Las cetariae de Ivlia Tradvcta. Resultados de las excavaciones arqueológicas en la calle San Nicolás de Algeciras (2001-2006)”. Sus editores, Darío Bernal Casasola y Rafael Jiménez-Camino Álvarez, han sido los encargados de coordinar todos los trabajos que se han recogido en ésta monografía, de más de 800 páginas.
En ésta obra, de carácter interdisciplinar, hemos trabajado más de treinta investigadores de las diferentes áreas cómo: biólogos, químicos, arqueólogos, geólogos, arqueozoólogos, historiadores, etc. En ella se presenta las cinco fábricas de salazón romanas descubiertas en la calle San Nicolás de la Villa Vieja de Algeciras, entre los años 2001 y 2006, y parte del barrio pesquero-conservero. Sus resultados han sido sorprendentes, ya que se registra las primeras evidencias de ostricultura en Baetica, la verificación de la fabricación de harinas o aceites de pescado y los primeros datos sobre el garum en la bahía de Algeciras.
Activas a partir de época de Augusto, y abandonadas a inicios del siglo VI d. C., han permitido revalorizar la importancia de las pesquerías en la Antigüedad Tardía, fechas a las que responden la mayor parte de hallazgos, procedentes de los niveles abandonados.
Más de mil monedas y un conjunto amplio de sigiladas, lucernas, ánforas y cerámicas comunes, son fiel testimonio de la importancia de estos hallazgos.
Se completa el estudio con los restos arqueológicos de la época bizantina (s VI-VII d. C) y medieval (s. XIII-XIV) localizadas sobre las instalaciones artesanales.
Mi contribución en ésta monografía ha sido con el estudio de los restos de fauna, que se recoge en el capítulo 23, con el título: "Estudio zooarqueológico y taxonómico de la fauna terrestre de la factoría de salazones de San Nicolás. Implicaciones económicas".

https://www.academia.edu/39769490/Estudio_zooarqueol%C3%B3gico_y_taf%C3%B3nomico_de_la_fauna_terrestre_de_la_factoria_de_salazones_de_San_Nicol%C3%A1s._Implicaciones_econ%C3%B3micas



lunes, 1 de julio de 2019

Se descubre un ave corpulenta que vivió con los primeros humanos en Europa.


Foto: N.Zelenkov.



Tras una excavación preliminar, para dar paso a la construcción de una autopista, salieron a la luz una serie de fósiles, entre los que se encontraba el mamut y el bisonte, ambas especies extintas. El hallazgo fue realizado por un grupo de investigadores de la Academia de Ciencias de Rusia.
También se encontraron un fémur muy grande, de unos 45 cms de largo, de un ave de enormes dimensiones. La paleontóloga Nikita Zelenkov, que dirige los estudios, estableció que pertenecía a una nueva especie de ave gigante, a la que ha llamado provisionalmente Pachystruthio dmanisensis.
Se cree que éste ave llegó a la región del Mar Negro, a través del sur del Cáucaso y Anatolia, porque los hallazgos más antiguos del Plioceno de este tipo de fauna son conocidos en Georgia y Turquía.
Según, los nuevos registros de fósiles vienen a demostrar que en Europa del este fue habitada a principios del pleistoceno por algunas aves de enormes dimensiones.
Por las dimensiones del hueso se ha estimado que la masa corporal del ave era alrededor de 500 Kg. Se cree que ha sido el ave más grande, que ha vivido en el Hemisferio norte, y es posible fecharlo entre 1,5 y 1,9 millones de años. Tendría unos 4 metros de altura y era herbívoro. Como era un ave demasiado grande para volar, debido a su masa corporal, pero por el tamaño de su fémur delgado se deduce que era una especie de avestruz que podía correr a velocidades considerables. El tamaño de estas aves superó, con creces, a las aves vivas más grandes, como el avestruz común (Struthio camelus), que pesa hasta 150 kg.
Este animal vivió con los primeros Homo, que llegaron a Europa, y pudo haber sido cazado por éstos.
Hay que esperar a los estudios tafonómicos para determinar si fueron cazados por los primeros humanos, y cuales fueron las causas de su extinción.

Fuente:

Nikita V. Zelenkov et al., 2019: A giant early Pleistocene bird from eastern Europe: unexpected component of terrestrial faunas at the time of early Homo arrival. Journal of Vertebrate Paleontology.


 
Comparativa de fémur de  Struthio camelus  (B-D) y fémur de Pachystruthio dmanisensis  (A-C-E-F). Foto: N.Zelenkov.




martes, 25 de junio de 2019

Descubren "un taller de armas" de colmillos de mamut lanudo en Siberia.



La isla de Kotelny del Ártico, durante el pleistoceno estaba conectada con el Continente. En ésta isla los rusos tienen instalada una base militar llamada Nothem Shamrock. Un equipo de paleontólogos, de la Academia de Ciencias de Yakutia, se ha desplazado a la zona para excavar una tumba de mamut lanudo pigmeo, pero no pudieron hacerlo por la cantidad de agua que ésta contenía; pero se encontraron con los restos de un esqueleto de mamut lanudo.
Debido a los cambios climáticos que está sufriendo el planeta, éste fenómeno está dejando al descubierto una gran cantidad de restos de mamut del permafrost de descongelación.
Innokenty Pavlov, al frente del equipo, se encontró con los restos de colmillos que tenían evidencias de haber sido tallado por los humanos, hace más de 10.000 años.
Las astillas tenían sus bordes afilados, que servían para cortan, pero podían haber sido utilizadas para cazar, tipo lanza.
Hay que esperar a los estudios de estos restos para determinar su utilización, así como, su datación.

Referencia: The Siberian Times.




Extracción de los restos del esqueleto de mamut del permafrost de deshielo. Fotos: I. Pavlov.




Restos del mamut lanudo. Fotos: I. Pavlov.