lunes, 10 de julio de 2017

UN DIENTE DE NEANDERTAL EN LA CUEVA DE VANGUARD (Gibraltar)


Diente canino superior derecho de un Neandertal.



Una campaña más de excavación, en la cueva de Vanguard, ha dado con el hallazgo de un diente infantil de Neandertal.  El Peñón, constituido de piedra caliza alberga en su interior más de 100 cuevas, algunas con registros muy interesantes como la cueva de Gorham, que fue declarada Patrimonio Mundial de la Unesco, en el año 2016.
Los trabajos de laboratorio que se están llevando a cabo, en la cueva de Vanguard, han facilitado como resultado, de momento, el hallazgo de un diente de leche de un individuo infantil de entre 4 o 5 años de edad, de características de Neandertal. Su contexto pertenece a un nivel de hace unos 50.000 años  de edad, no se trata de una ocupación de Neandertales sino de un cubil de hienas moteada (Crocuta crocuta). El estudio del diente lo está realizando el equipo de José María Bermúdez de Castro del CENIEH, de Burgos; y se plantean la hipótesis de que el niño fuese depredado por una manada de hienas.
Sin duda alguna esta cavidad seguirá aportando nuevas evidencias en sus registros, que aportaran información a la interacción de las hienas con los homínidos.
Felicitar al equipo del Museum de Gibraltar, que llevan a cabo el Proyecto de Investigación “Gibraltar Cave Proyect”, encabezado por  Clive Finlayson,  por el excelente trabajo que vienen desarrollando desde hace años en estas cavidades. ¡Enhorabuena Equipo!


Cueva de Vanguard

Presentación del hallazgo en el Museo de Gibraltar.




lunes, 3 de julio de 2017

LOS CABALLOS DEL SANTUARIO TARTÉSICO DEL TURUÑUELO


El yacimiento del Turuñuelo (Guareña, Badajoz) se viene excavando desde el año 2015. Desde sus inicios ha sorprendido tanto por su riqueza arquitectónica como porlos materiales encontrados, y sobre todo, por el estado de conservación de sus estructuras. Estos trabajos están coordinados por los arqueólogos Sebastián Celestino y Esther Rodríguez, del CSIC.
Los investigadores se encuentran ante un yacimiento de excepcionales condiciones para el estudio de la cultura tartésica del interior, que ocupó el suroeste de la Península Ibérica (Huelva), en el s. VIII a. C, que tras una fuerte crisis su población se traslado al valle del Guadiana, donde volvió a renacer con fuerza, como lo demuestra los registros encontrados en todo la zona del valle del Guadiana, donde ya han sido excavados los yacimientos de la Mata (Campanario, Badajoz) y Cancho Roano (Zalamea de la Serena, Badajoz).
En el Turuñuelo (s. V a. de C), nos encontramos ante un santuario donde se llevo a cabo un gran sacrificio que se fundamentó en una gran ofrenda a los dioses antes de abandonar el lugar.
En la campaña de 2016 se hallo una escalera, con unos diez escalones. Los cinco escalones superiores están cubiertos por lajas de pizarra y los inferiores están realizados con sillares cuadrangulares.
Al lado de esta escalera, en la campaña pasada, aparecieron dos caballos y en la campaña de 2017 han aparecido un total de 16 equinos, junto a dos toros y un cerdo. Los caballos han aparecido en conexión anatómica, con el herraje puesto, por lo que han deducido los investigadores que se trata de un sacrificio ritual o unas ofrendas en aras de los sacrificios. El caballo ha sido compañero del hombre desde hace miles de años, no hay animal más hermoso y noble; por la simbología que encierra para muchas culturas no se ha utilizado como alimento, como por ejemplo en nuestro país, sin embargo, ha aparecido un rico ajuar para la celebración del banquete como calderos grandes, dos jarrones, una parrilla, varios pinchos para la carne, quemaperfumes, coladores… Así como, una amplia vajilla de platos, vasos y copas pintadas con imitación griega, debido a los contactos comerciales con otras culturas del mediterráneo.
Este extraordinario yacimiento aportará luz sobre los aspectos económicos, sociales y arquitectónicos de la cultura tartésica, así como, el papel que jugaba el santuario y los ritos de animales.


Vista del santuario tras los hallazgos. Foto: CSIC.


Restos de caballos sacrificados junto a la escalera. Foto: S.Burgos.

domingo, 11 de junio de 2017

Villa Romana de Fuente Álamo (Puente Genil-Córdoba)


El yacimiento de Fuente Álamo lo podemos considerar como uno de los conjuntos arquitectónicos más excepcionales de la cultura romana, tanto por sus dimensiones como por   el estado de conservación de sus estructuras, así como por la calidad y temática de los mosaicos figurativos y geométricos que posee.
La visita al yacimiento se realiza a través de un centro de recepción de visitantes, donde te vas introduciendo en la cultura romana a través de una serie de paneles explicativos, que se pusieron en valor entre los años 2001 y 2004, y que culminaron en 2010.
La planimetría del yacimiento se corresponde con un balneum público o termas públicas, de la primera mitad del s. I. d.C,estas piscinas se abastecían de agua del arroyo que lo circundan, y eran utilizadas por las personas que tenían poco poder adquisitivo, como eran los plebeyos o esclavos y permanecieron activas hasta el s.II d. C.
Nos encontramos en una zona donde se disfrutaba de unas condiciones climáticas excelentes, con tierras fértiles, abundancia de agua y una situación estratégica, en una encrucijada de caminos. Esto propició que sobre éste balneario público se asentara la villa romana privada de Fuente Álamo, fechada en el s.III d.C; y cuyo propietario correspondía a la élite de una sociedad rural, que disfrutaba de las exquisiteces de la vida urbana pero trasladada al campo; y es un claro ejemplo para el conocimiento del mundo agrario de la época.
En el patio del centro de recepción se encuentra una réplica del mosaico Nilótico, el más emblemático del yacimiento y también el más excepcional en la musivaria Hispana del Bajo Imperio; además se puede considerar como el primer tebeo de la Historia. Fue excavado en 1982, por el arqueólogo L.Alberto López Palomo que realizó varias campañas en el yacimiento.
El mosaico Nilótico constituía el pavimento de una sala situada en una zona de baños a la que se accedía desde una habitación calefactada. De él se ha conservado el cuadro central, representando una temática extraña en estas latitudes, con cocodrilo, un hipopótamo, unos ibises y la personificación del dios río, que debe tratarse del Nilo, de ahí su nombre Nilótico. Alrededor cuatro ábsides, de los cuales dos se conservan íntegros, enmarcan una historia, la eterna lucha de los pigmeos y las grullas. No es el único mosaico con una iconografía de pigmeos, pues los vemos representados también en el yacimiento de Itálica, pero sí que es el único que contiene textos en latín, característico del siglo IV y V, época de esplendor de la villa.Es la primera vez que existen representaciones figuradas, en mosaicos y pintura, con asociación de texto e imagen. De modo que nos encontramos ante un texto dialogado, en el que los personajes están participando de la acción, se presentan y dialogan entre ellos en una sucesión de escenas que pueden asimilarse a los actuales tebeos.
En todos los espacios insignes de la casa se distingue una rica decoración con mosaicos, considerados obras de arte que se utilizaban para decorar el pavimento o decorar los muros, para ello se utiliza las teselas que son pequeños fragmentos que pueden ser de cristal cerámica o piedra para crear escenas o dibujos. La villa conserva un conjunto de pinturas, esculturas y un excelente conjunto de mosaicos como “El triunfo de Baco, “Las tres gracias” y el Mosaico Nilótico. Son un componente del estatus social y de la fortuna económica de sus propietarios.
Tras el abandono de la villa, ésta sufre un gran expolio de todos los elementos decorativos y constructivos de lujo. En el s.X es ocupada por la comunidad islámica, que reutiliza algunos espacios de la villa para la explotación de la finca, como era el cultivo y extracción de aceite, llegando a construir un molino de viga que supuso la destrucción de algunas estructuras. También utilizaron una parte del espacio para convertirlo en una necrópolis.
Desde el año 2005 se vienen realizando excavaciones en el yacimiento arqueológico que  están aportando nuevos datos para comprender el proceso histórico, de este milenio de Historia, sobre todo para conocer los modos de vida del mundo rural de la época. El yacimiento de Fuente Álamo supone una fuente de conocimiento cultural y turístico para la zona y está contribuyendo al desarrollo local dentro de una economía sostenible; y donde han sabido darles una excelente puesta en valor, con un conjunto de actividades que pueden disfrutar  todo tipo de público.