jueves, 7 de septiembre de 2017

LA CUEVA DE CHAUVET- PONT-d´ARC

La cueva de Chauvet, también conocida como cueva de Pont-d´Arc, en el sudeste de Francia, fue descubierta en el año 1994 por tres espeleólogos, entre ellos se encontraba Jean-Marie Chauvet, guarda forestal de la zona de L´Ardèche, su pasión era explorar cuevas, de ahí que la cavidad lleve su nombre.
Desde su descubrimiento ha recibido un trato especial por la excepcionalidad de sus pinturas, hasta la fecha, no registrada en ninguna otra cavidad prehistórica de todo el mundo. La calidad de las pinturas, su temática, así como, la técnica empleada la hacen única en su género.
Al poco tiempo de ser descubierta, pasó a ser propiedad del estado francés, que la declaró Monumento Histórico en 1995, y paso a formar parte del Patrimonio Mundial de la Unesco en 2014. A su interior, sólo ha accedido el equipo multidisciplinar que ha participado en su estudio, encabezado por Jean Clottes.
Desde el principio, el Gobierno francés ha sabido llevar a cabo su conservación y estudio; para darla a conocer al público, en 2015 se construyó una réplica. Es un espacio cultural de 3.500 m², en las proximidades de Vallon-Pont-d´Arc; y cuenta con grandes espacios pedagógicos, con multitud de talleres, salas de exposiciones, etc. 
Se ha realizado una réplica o recreación a escala real donde se ha intentado mantener la proporción de los volúmenes originales de las diferentes galerías; se ha conservado todo el contexto cultural y natural de la cavidad, intentado reproducir al milímetro los diferentes elementos que la identifican, como pueden ser la humedad, temperatura, suelos, restos óseos, hogares, elementos líticos...

-Los animales representados.

Los animales representados en la cueva son bastantes interesantes, por un lado están los asiduos animales de caza, que se representan en la mayoría de cuevas prehistóricas, como son los bóvidos, caballos, megaceros y bisontes; pero también se ha representado un conjunto de animales que son depredadores para los grupos humanos, como leones, panteras, osos, hienas, rinocerontes lanudos y mamut. Animales que apenas han sido representados en el arte rupestre paleolítico. Llama la atención porque la mayoría de estos animales no eran cazados por los grupos humanos, sino todo lo contrario, eran bastantes peligrosos para ellos.
En un principio la cueva sirvió de guarida de los osos y demás animales, era frecuentada tanto por los cuadrúpedos como por los humanos, hasta hace 20.000 años, la entrada sufrió un desprendimiento y fue bloqueada, sin otro contacto con el exterior hasta que ha sido redescubierta en 1994; de ahí, que las pinturas se encuentren en tan buen estado de conservación.
En el suelo de la cavidad, se han encontrado más de 4.000 fragmentos de huesos de oso (Ursus spelaeus) esparcidos. Esta especie, ahora extinta, era más grande que los osos actuales. Podría pesar más de 500 kg y alcanzar los 3 metros de altura. Este animal utilizaba la cueva para hibernar y a veces morían allí, sus esqueletos acumulados, en el curso del tiempo, están diseminados por toda la gruta. Sus huesos raramente han aparecido en conexión anatómica, sino que, han sido desplazados por las escorrentías o por los propios congéneres. Se han encontrado sus huellas en las paredes, algunas de estas marcas son anteriores a los dibujos paleolíticos y otras son posteriores, esto indica que hubo una frecuentación, razonablemente, alterna entre el oso y los humanos en la cavidad.
También se han recuperado huesos de cánidos, hienas, lobo, pantera, ciervo, bisonte, caballos y cabras montés. Las huellas del lobo se encuentran impresas en el suelo de arcilla, esparcidas sobre todo en las primeras salas, que le servían de guarida.
 Además de todos estos restos óseos, en la cavidad se ha encontrado instrumentos de sílex y restos de hogares.

-La ocupación.

La cavidad fue ocupada por los grupos humanos en diferentes horizontes culturales del paleolítico, el Auriñaciense y el Gravetiense. A través de los análisis de radiocarbono se han datado en 30.000-32.000 BP, que corresponde con la cultura Auriñaciense y 24.000 - 27.000 BP, al Gravetiense. La muestra más antigua corresponde a 32.900 (± 490) AP, es decir al Auriñaciense. Este ha sido el periodo más productivo, en cuanto a cantidad de pinturas.
En la ocupación gravetiense, además de las pinturas, se han encontrado las huellas de un pie de un niño, de unos 8 años, petrificadas en el barro. Este parece ser que caminaba con una antorcha con la que se iluminaba y el carbón quedo marcado a lo largo de la pared, por lo que ha podido ser datado. También se ha registrado en esta época restos carbonizados de hogares.

-Estética y técnica empleada.

La técnica artística empleada en toda la cueva es de un valor inestimable. Su trazado es impecable, delicado y armonioso.
Aunque, los animales representados no son los más comunes en el arte paleolítico, tanto la estética como la técnica tampoco son las más frecuentes. La cavidad dispone de dos salas: la sala de color rojo (con pigmentos de óxido de hierro) o sala Brunel, en honor a uno de los descubridores; y la sala de color negro (carbón) o sala Hillaire. También hay una gran representación de grabados.
Los dibujos realizados con pigmentos rojos se encuentran cerca de la entrada, donde se localizan los dibujos con una misma temática y una misma técnica; como ejemplo están los animales que aparecen en una actitud más estática, sin movimiento.
Esta sala impresiona por la cantidad de puntos rojos que tiene, en verdad, se trata de huellas de la palma de la mano derecha que han sido coloreadas con pigmento rojo; se aprecia una diferenciación de tamaños, lo más posible es que fueran realizadas tanto por adolescentes, como por mujeres; y otras de mayor tamaño corresponden a individuos adultos.
Es la primera vez, que se tenga constancia, de que se utiliza esta técnica en el arte parietal, nunca había visto representada la palma de la mano, por eso me ha parecido algo sorprendente y emocionante. 
También se encuentran representadas manos en positivo y en negativo en color ocre, con la técnica del soplado esparcido por el contorno de la mano, así como, representaciones de sexos femeninos y una serie de puntos formando figuras, sin una representación clara.
Los gestos de los animales están sumamente conseguidos, la técnica de sombras y relieves es perfecta. Una vez que vas visionado muchas cuevas con arte parietal, te das cuenta, que los grupos humanos que ocuparon esta cueva eran grandes creadores o renovadores del arte parietal; la técnica utilizada era muy refinada.
Lo podemos ver, por ejemplo, en el panel de los caballos. Es una escena de cuatro cabezas de caballos que se encuentran de frente, pero si nosotros nos movemos un poco podemos apreciar como ellos se mueven, es lo que hoy llamamos tridimensional. También, podemos observar en algunas patas de los animales, como han utilizado la perspectiva para darle la sensación de movimiento.
Otra técnica que utilizan es la del difuminado para crear una percepción volumétrica, y se intenta representar escenas de animales en profundidad, produciendo grandes escenas con un gran naturalismo y movimiento.
A continuación de la sala roja, se encuentra la sala de color negro donde destacan las figuras principalmente por su enorme tamaño y abundancia. En una parte sobresale los grabados de caballos, un mamut y un búho. En el interior de la misma se representa una magnifica composición de caballos, uros en movimiento y rinocerontes. También se entremezcla los caballos con los leones. Sorprende el realismo de las cabezas de los leones.
En la sala del fondo destaca el gran panel de pinturas en negro con una excelente composición de leones, a tamaño natural, y 17 rinocerontes y cabezas de bisontes; sobrecoge sobre todo su gran expresividad y naturalismo.
Aprovechando la forma de una de las estalactitas se representa una “Venus” vista de frente. La figura se limita al triángulo del pubis y parte de las piernas. Su voluptuosidad es típica de la Venus escultórica del periodo Auriñaciense o Gravetiense.
Los grupos humanos que se adentraron en esta cavidad eran grandes conocedores y observadores del comportamiento animal del momento, como cazaban o como actuaban entre ellos. Así lo han reflejado en las diferentes escenas. Muchas de estas especies aparecen agrupadas formando manadas, en actitud de carreras e incluso como los felinos están en el momento de iniciar la carrera tras su presa; o bien los rinocerontes que atacan en actitud de embestida.
Visitar esta cueva creo que es de obligado cumplimiento, para indagar en el conocimiento del arte paleolítico donde el realismo de sus pinturas, te trasladan al mundo ancestral.

Referencias:

Baffier, D., 2012: "Chauvet: La réalité augmentée", in Copie, modes d´emploi, Régis Debray dir., Medium nº 32-33. Association Medium / Fondation des Treilles éd.

Baffier,d.,2015: La grotte ornée. Chauvet - Pont - d´Arc. Editions Ouest-France.

Réplica de la cueva en hormigón.

Centro de Interpretación de la cueva.



Panel de palmas de manos, en pigmentos rojos.


Gran bisonte superpuesto a numerosas marcas de garras de osos.

Escena de combate entre dos rinocerontes, datadas respectivamente en 30940 + 610 BP y 32410 + 720 BP.

Cabezas de felinos superpuestas en una búsqueda de la representación de la perspectiva.
Grupo de rinocerontes.



Bisonte con la cabeza de frente y rinoceronte con trazos rojos.

Oso dibujado en ocre. El relieve de la pared ha sido utilizado para hacer los volúmenes del hombre y de la panza.

Bisonte huyendo de un grupo de felinos.


Grabado realizado con el dedo de una representación de un búho.

Acumulación de restos óseos




lunes, 10 de julio de 2017

UN DIENTE DE NEANDERTAL EN LA CUEVA DE VANGUARD (Gibraltar)


Diente canino superior derecho de un Neandertal.



Una campaña más de excavación, en la cueva de Vanguard, ha dado con el hallazgo de un diente infantil de Neandertal.  El Peñón, constituido de piedra caliza alberga en su interior más de 100 cuevas, algunas con registros muy interesantes como la cueva de Gorham, que fue declarada Patrimonio Mundial de la Unesco, en el año 2016.
Los trabajos de laboratorio que se están llevando a cabo, en la cueva de Vanguard, han facilitado como resultado, de momento, el hallazgo de un diente de leche de un individuo infantil de entre 4 o 5 años de edad, de características de Neandertal. Su contexto pertenece a un nivel de hace unos 50.000 años  de edad, no se trata de una ocupación de Neandertales sino de un cubil de hienas moteada (Crocuta crocuta). El estudio del diente lo está realizando el equipo de José María Bermúdez de Castro del CENIEH, de Burgos; y se plantean la hipótesis de que el niño fuese depredado por una manada de hienas.
Sin duda alguna esta cavidad seguirá aportando nuevas evidencias en sus registros, que aportaran información a la interacción de las hienas con los homínidos.
Felicitar al equipo del Museum de Gibraltar, que llevan a cabo el Proyecto de Investigación “Gibraltar Cave Proyect”, encabezado por  Clive Finlayson,  por el excelente trabajo que vienen desarrollando desde hace años en estas cavidades. ¡Enhorabuena Equipo!


Cueva de Vanguard

Presentación del hallazgo en el Museo de Gibraltar.




lunes, 3 de julio de 2017

LOS CABALLOS DEL SANTUARIO TARTÉSICO DEL TURUÑUELO


El yacimiento del Turuñuelo (Guareña, Badajoz) se viene excavando desde el año 2015. Desde sus inicios ha sorprendido tanto por su riqueza arquitectónica como porlos materiales encontrados, y sobre todo, por el estado de conservación de sus estructuras. Estos trabajos están coordinados por los arqueólogos Sebastián Celestino y Esther Rodríguez, del CSIC.
Los investigadores se encuentran ante un yacimiento de excepcionales condiciones para el estudio de la cultura tartésica del interior, que ocupó el suroeste de la Península Ibérica (Huelva), en el s. VIII a. C, que tras una fuerte crisis su población se traslado al valle del Guadiana, donde volvió a renacer con fuerza, como lo demuestra los registros encontrados en todo la zona del valle del Guadiana, donde ya han sido excavados los yacimientos de la Mata (Campanario, Badajoz) y Cancho Roano (Zalamea de la Serena, Badajoz).
En el Turuñuelo (s. V a. de C), nos encontramos ante un santuario donde se llevo a cabo un gran sacrificio que se fundamentó en una gran ofrenda a los dioses antes de abandonar el lugar.
En la campaña de 2016 se hallo una escalera, con unos diez escalones. Los cinco escalones superiores están cubiertos por lajas de pizarra y los inferiores están realizados con sillares cuadrangulares.
Al lado de esta escalera, en la campaña pasada, aparecieron dos caballos y en la campaña de 2017 han aparecido un total de 16 equinos, junto a dos toros y un cerdo. Los caballos han aparecido en conexión anatómica, con el herraje puesto, por lo que han deducido los investigadores que se trata de un sacrificio ritual o unas ofrendas en aras de los sacrificios. El caballo ha sido compañero del hombre desde hace miles de años, no hay animal más hermoso y noble; por la simbología que encierra para muchas culturas no se ha utilizado como alimento, como por ejemplo en nuestro país, sin embargo, ha aparecido un rico ajuar para la celebración del banquete como calderos grandes, dos jarrones, una parrilla, varios pinchos para la carne, quemaperfumes, coladores… Así como, una amplia vajilla de platos, vasos y copas pintadas con imitación griega, debido a los contactos comerciales con otras culturas del mediterráneo.
Este extraordinario yacimiento aportará luz sobre los aspectos económicos, sociales y arquitectónicos de la cultura tartésica, así como, el papel que jugaba el santuario y los ritos de animales.


Vista del santuario tras los hallazgos. Foto: CSIC.


Restos de caballos sacrificados junto a la escalera. Foto: S.Burgos.