domingo, 13 de enero de 2019

El yacimiento Los Castillejos



En la finca municipal Los Castillejos, en la localidad de Fuente de Cantos (Badajoz), se encuentra el yacimiento Los Castillejos I y II, que acoge una población desde finales del neolítico hasta época romana imperial.
El asentamiento está ubicado en dos cerros cercanos entres sí y de suave elevación, próximos al arroyo Bodión Menor, que es un subafluente del Guadiana. Este enclave es básico para el desarrollo de la vida de las diferentes ocupaciones humanas que se han dado en éste lugar, tanto por su proximidad al agua, como por la elevación del terreno, que le permitía una mejor defensa.
El Cerro I, emplazado en la parte más alta de la zona, alberga una población del Calcolítico. Según el estudio de la fauna, se determina que se trata de sociedades caza, con una alimentación basada principalmente en la captura del ciervo, cabra montés, corzo, jabalí, liebre y conejo, pero también cazaban carnívoros como zorro, lince y gato montés posiblemente para el aprovechamiento de sus pieles. Dentro del grupo de animales domésticos, se encuentran la oveja, cabra y cerdo. El cerdo es el animal que predomina, esto y una relativa abundancia de la caza hace suponer que se tratase de sociedades con una economía más agrícola que ganadera.
En este yacimiento se produce un hecho significativo, y es que, el bovino y el caballo son dos especies que están en sus inicios de domesticación. La presencia de bovino (uro y vaca), con escasos ejemplares domésticos, frente a una mayoría de uro, lo que hace suponer que se produjo un foco de domesticación local en su estado inicial, en el que se mezclan restos de ejemplares salvajes con otros que ya han sufrido los efectos de la manipulación selectiva humana.
El asentamiento se encuentra en un recinto circular amurallado, pero no se han podido determinar aún las causas de su abandono. Aunque hay indicios de que antes pudo ser incendiado.
Sin embargo, el Cerro II se trata de un asentamiento mucho más complejo, que ha sido reutilizado por diferentes culturas, que van, desde un poblado del Hierro Pleno y Final hasta un asentamiento romano de época imperial.
Se trata de un hábitat totalmente amurallado, con una planta pentagonal que tiene un espesor de tres metros, y proyectaba torreones rectangulares.
La muralla va subiendo desde su parte más baja y próxima al agua, hasta la parte más alta de la loma. En el interior del asentamiento, se observa una calle principal sobre las que se orientan las casas y sus diferentes dependencias. Se aprecia una diferencia en la tipología de las casas que corresponde a las épocas bien diferenciadas, una primera fase en la Edad del Hierro y otra fase más evolucionada del s. II a. C.
En estas excavaciones se han podido recuperar un rico lote de objetos de fragua, como mazas, hachas, martillos, tenazas, yunque y dos ruedas de carro muy bien conservadas, que se encuentran en el Museo Arqueológico de Badajoz; así como una rica colección de industria lítica y cerámica.
Este enclave es básico para conocer el proceso histórico en el suroeste, pero ambos Cerros presentan unas diferencias cronológicas y culturas importantes, que aún la arqueología no ha podido determinar. Se han llevado acabo más de ocho campañas de excavaciones pero han sido puntuales y no excavaciones en extensión, que son las que proporcionan las claves de los diferentes momentos de ocupación y de desarrollo;  y de por qué se dieron esas diferencias urbanísticas.

Referencias:

P. M. Castaños Ugarte, 1997: Estudio de la fauna del Cerro I de “Los Castillejos” (Fuente de Cantos-Badajoz). Norba 14. Revista de Historia. Cáceres.

Centro de Interpretación que se encuentra cerrado.





El yacimiento como se puede observar se encuentra bastante dejado.



Vista del yacimiento desde el arroyo Bodión. Foto de Jurcoria.



lunes, 7 de enero de 2019

Los hogares del poblado Neolítico (San Fernando).



Una nueva promoción de viviendas en la zona de Camposoto, ha sacado a la luz nuevos hallazgos arqueológicos que vienen a complementar los trabajos que se llevaron a cabo en el Campo de Hockey, en el año 2007.
Nos encontramos ante un gran poblado neolítico, que consta de tres áreas bien diferenciadas que son: una zona de habitación documentada con dos fondos de cabaña, una zona de almacenamiento con cinco pozos y una necrópolis.
En esta ocasión se ha descubierto la zona de los hogares, aparecido tres estructuras de los mismos, posiblemente de uso comunal y otros más de menor tamaño, así como un pequeño enterramiento, y algunos vestigios de época romana.
La intervención arqueológica desarrollada está siendo dirigida por Dr. Eduardo Vijande, con la coordinación de la arqueóloga María Sánchez.
Los trabajos continúan durante este mes y posiblemente saldrán nuevos hallazgos que vendrán a determinar el verdadero origen de la ciudad de San Fernando.
Hay que decir que nos encontramos ante una gran oportunidad para conocer el verdadero origen de los isleños; pocas ciudades pueden contar con un linaje tan remoto como éste y además tan peculiar en sus modos de vida y de trabajo, que les diferencia de otras zonas del sur peninsular.
Las autoridades competentes deberían de invertir más recursos en la promoción de este tipo de Proyectos, tanto por su originalidad como su monumentalidad dentro de un asentamiento prehistórico, poco común en la zona y porque se trata de nuestros orígenes y de un Patrimonio único.






Junto a María Sánchez. Coordinadora de la excavación.





jueves, 20 de diciembre de 2018

EXPOSICIÓN: " LAS OTRAS PIEDRAS DE LA CALETA"


Siempre el Carnaval de Cádiz ha cantado a sus raíces fenicias y romanas pero aún no se han atrevido con su origen Paleolítico. Sí, digo Paleolítico, porque ahí está el germen de la actual ciudad de Cádiz. En concreto, en lo que hoy conocemos como la playa de la Caleta, antiguo cauce del río Guadalete, es por dónde se desplazaban los grupos de cazadores-recolectores en busca de recursos líticos y de animales para cazar.
Todo esto lo sabemos gracias a las herramientas de trabajo que nos dejaron estos grupos. La mayoría de estos instrumentos líticos han sido estudiados por J. A Mata, en los años sesenta (del siglo pasado), J. Fortea, A. García-Bellido, R. Corzo, J. Fierro y Nuria Herrero, que plasmó estos estudios en su Tesina de Licenciatura (2002) y fue defendida en la Universidad de Cádiz. Un trabajo exhaustivo y actualizado de las industrias prehistóricas que se localizaron en la zona.
Estos grupos de cazadores-recolectores se establecían en campamentos al aire libre, en lugares próximos a los depósitos de agua, como lagunas y ríos. Éstos eran terrenos idóneos, tanto para la recolección de vegetales como para cazar los animales, que iban allí con el fin de abrevar. Tanto caza como recolección representaban la base de la economía de estas sociedades.
Del estudio tecnológico que ha realizado Nuria Herrero, se puede  determinar que hubo dos momentos de ocupación o bien una continuidad  de la misma.  Una pertenece al Modo 2 o Tecnocomplejo Achelense, que se puede situar cronológicamente entre el 300.000 y 150.000 años. El autor de estas herramientas de trabajo sería probablemente el llamado Homo heidelberguensis, y tenemos cantos tallados, triedros, hendedores y bifaces, que eran utilizadas tanto para el descuartizamiento de los animales como en la recolección de planta y vegetales.
Y una segunda ocupación corresponde al Modo 3 o Tecnocomplejo Musteriense, que abarca entre 100.000 y 30.000 años, y corresponde ya al Homo neanderthalensis. 
Aquí, tenemos ya herramientas más elaboradas como raederas, denticulados, perforadores, etc.
Todo esto lo podemos ver en la exposición “LAS OTRAS PIEDRAS DE LA CALETA”  que se inauguró el  14 de diciembre y permanecerá abierta hasta el 31 de Enero de 2019. Estará expuesta en el MUSEO  de Cádiz, donde los más pequeños pueden disfrutar de talleres, para conocer más de cerca el Paleolítico, en definitiva sus orígenes.
Una buena ocasión para que los gaditanos, y los que visiten la ciudad estas fiestas, puedan conocer de primera mano este excelente trabajo explicado por la misma autora. También felicitar al Museo de Cádiz por este tipo de iniciativas y abrir las puertas a este tipo de eventos, y más que nada acercar el conocimiento a la población.

Referencia:

N. Herrero Lapaz (2002): Los productos Arqueológicos de “La Caleta” (Cádiz). Servicio de Publicaciones Universidad de Cádiz.



Defensa de elefante del yacimiento Majarromaque. Jerez de la Fra (Cádiz), Cantos tallados de Aculadero El Puerto de Sta. María (Cádiz) y Bifaces de El Chaparral  Los Barrios (Cádiz).

Talleres pedagógicos (www.tapeca.com) para chavales de 6 a 12 años, explicados por la arqueóloga Nuria.

Junto a Nuria Herrero. Comisaria de la Exposición.