miércoles, 25 de enero de 2017

Nuevas dataciones para la presencia humana en NorteaméricA / New dates for human presence in North America.


Poco a poco, se van puntualizando y actualizando las evidencias de la presencia humana en  determinados lugares de la geografía, como es el caso de Norteamérica,  antes de la fecha de la cual se venía barajando.
 Las cuevas de Bluefish, ubicadas a orillas del río que les da nombre, en el norte de la zona de Yukón (Cánada), están siendo investigadas por la arqueóloga Lauriane Bourgeon, de la Universidad de Montreal (Departamento de Antropología); sus estudios están basados en los restos óseos de los animales que proceden de las excavaciones llevadas a cabo por el arqueólogo Dr. Jacques Cinq-Mars, entre los años 1977 y 1987, que se encontraban almacenados en el museo canadiense de Hi, en Gatineau, Quebec. En su momento, el equipo de Cinq-Mars llegó a la conclusión de que las cuevas de Bluefish contenían evidencias de uso humano ocasional en los registros que se encontraron hace ya 30.000 años.
Pero estos registros eran evidentemente mucho más antiguos, si los comparamos con las evidencias arqueológicas que se disponían de la población americana, por eso, las conclusiones de Cinq-Mars fueron muy discutidas por la comunidad científica de la época, que no la aceptaron, por eso, las tres cuevas fueron apartadas de la discusión sobre el poblamiento de América.
En su estudio, Bourgeon envió 6 piezas de restos óseos que contenían evidencias de marcas de carnicería, por descarnación,  realizadas con herramientas de industrias líticas, para ello, se sirvió de un laboratorio de Oxford (Inglaterra), para su datación por radiocarbono AMS.
La pieza más moderna resulto ser de un caribú, con una datación de 12.000 años de antigüedad. Y la pieza más antigua pertenece a la mandíbula de un caballo, de 24.000 años.
Las evidencias en los registros, con los que cuentan para su estudio, tanto de la industria lítica (microlíticos) como de los restos óseos de animales de la cavidad, confirman una ocupación durante el Último Máximo Glaciar hace 24.000 años (BP).
El aislamiento genético se habría correspondido con el aislamiento geográfico. Durante el Último Máximo Glaciar, Beringia quedó aislada del resto de América del Norte, por glaciares y estepas demasiado inhóspitas para la ocupación humana, procedente de occidente, luego se convirtió en un lugar de refugio para estas comunidades de cazadores.
Los habitantes de las cuevas fueron los antepasados de los grupos humanos, que al final de la Última Edad de Hielo, colonizaron todo el continente a lo largo de la costa oeste de América, hasta el sur.


Referencia: Lauriana Bourgeon. “La presencia humana en América del Norte data del Último Máximo Glacial. Nuevas dataciones mediante radiocarbono en las cuevas de Bluefish, Cánada”, Revista PLoSOne.



No hay comentarios:

Publicar un comentario