martes, 6 de mayo de 2014

MACHU PICCHU (Perú): La tierra del sol


En lo más alto del cañón del río Urubamba, recibiendo al sol, totalmente erguida, majestuosa, solemne y vistosa se encuentra la misteriosa ciudad de Machu Picchu, a 2.700m de altura, el yacimiento arqueológico más grande de América.
El profesor de la Universidad de Yale, Hiram Bingham, emprendió su viaje (1911) por Perú, en busca de lo que en la época se creía que era la última fortaleza de la civilización Inca, Vilcabamba, y lo que descubrió, entre la maleza de la selva, fue los restos de una civilización con una minuciosa organización social.
Una vez descubierto el hallazgo Binghan regresó, un año después, con un proyecto de limpieza y excavación del yacimiento, hasta 1915, posteriormente las excavaciones fueron llevadas a cabo por diferentes arqueólogos.
Existen varias teorías sobre la antigüedad y pertenencia de la ciudad, para algunos se trata de una ciudad pre-incaica, para otros, se trata de un centro cultural de la civilización Inca, con una antigüedad del s. XV.
El yacimiento se encuentra seccionado en dos sectores principalmente, el urbano y el  agrícola, separados entre sí, por un gran foso, que tendría la función de recogida de aguas pluviales, debido a la altura del lugar, y también arbitraban de un sistema agrícola muy desarrollado.
El sector urbano dispone de su Plaza Central, Plaza Sagrada, Reloj Solar, así como, su barrio alto y  bajo, su zona industrial y residencial. Otros elementos arquitectónicos  de que disponían eran de altares sagrados, fuentes, templos que rendían culto al Sol, a la Luna, a las estrellas.
 Machu Picchu es una fortaleza  amurallada, cuyos muros te sobrecogen por su espesor de un metro, su perfección en la construcción, por su distribución sobre el terreno, por sus obras de ingeniería, por su arquitectura, por sus nichos, sus pasadizos, por sus gigantescas piedras de molino, su talla en la roca granítica, por sus altares, torres, por su sistema de cultivo en terrazas y escalinatas empinadas… todo, en su conjunto, hace que Machu Picchu sea un yacimiento único y a la vez misterioso, donde convergen la modernidad del lugar con la antigüedad, la controversia con la realidad.
También estas ruinas tienen su lado oscuro, como muchos de los grandes yacimientos, que se excavaron en épocas anteriores, y es el excesivo número de visitantes que recibe diariamente, y son verdaderas cajas registradoras de hacer dinero y se olvidan que todos los yacimientos necesitan unos mantenimientos y conservación de sus estructuras.
En Machu Picchu, en concreto, al ser un yacimiento no cubierto, que te ofrece unas vistas aéreas espléndidas, no cabe duda, está expuesto a los fenómenos atmosféricos que actúan sobre los restos arqueológicos y también tenemos los que actúan sobre el interior del terreno.
Creo que para ser uno de los yacimientos más visitados del mundo y más emblemáticos no se valora el inmenso trabajo que supuso para los artesanos de la época el labrar la piedra, puliéndola y arrastrándola sobre rulos porque no conocían aún el trasporte de ruedas, y a una altura de casi 3.000m. Debería de protegerse más para su conservación en el tiempo.
OBSERVACIÓN: Para aquellas personas que vayan a visitar este yacimiento indicarles que existe el llamado “Camino Inca” que unía la ciudad de Cuzco con Machu Picchu, y hoy día hay tramos que se conservan muy bien y se pueden hacer andando, como rutas de senderismo, hay que salvar un desnivel de 2.000m y está dentro del Parque Nacional de Machu Picchu. Hay que reservar plaza antes de salir de España. Por el camino puedes ir visitante multitud de yacimientos Incas y demás culturas  pre-incaicas.
Al final del camino y un poco antes de llegar al yacimiento de Machu Picchu te encuentras con el mirador de la “Puerta del Sol” desde contemplas todo el conjunto y siempre mantendrás en tu memoria estas imágenes.














7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pues entonces no te digo nada... (broma)...gracias Salvador.

      Eliminar
  2. Anda!!!, no sabia que Machu Pichu tuviera jugadora de futbol....jejeje. Me ha gustao musho el reportaje... cuando sea mayor lo visitaré..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel, como ves, hay poco terreno liso pero el poco que hay te invita a un partidito, con ese césped tan verde...ves ahorrando, para hacerlo pronto, que el viaje es muy largooo...

      Eliminar
    2. Yo he llegado a pensar de visitarlo.... me informe algo y lo deje para tiempos mejores.

      Eliminar
  3. Preciosas fotos, ya te dije el otro día que me había picado el gusanillo peruano y ahi ando dándole vueltas a ver si el verano que viene cae. Enhorabuena, una entrada fantástica!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepa, te recomiendo la visita, a parte del yacimiento de Machu Picchu hay muchos yacimientos que visitar es una zona que conserva muchos restos arqueológicos de diferentes culturas, ademas un país muy bonito en todos los aspectos. Eso sí, no menos de 15 días...os encantará..
      Un beso

      Eliminar