domingo, 26 de marzo de 2017

MUSEO DE LA ADUANA DE MÁLAGA / MUSEUM OF CUSTOMS OF MALAGA

En el mes de diciembre abrió sus puertas el nuevo Museo de Málaga, en el Palacio de la Aduana. Este proyecto empezó a gestarse hace más de diez años, cuando un grupo de personas provenientes de todos los ámbitos de la vida cultural malagueña, empezaron a reclamar un nuevo destino cultural para este edificio de estilo neoclásico de finales del XVIII. En un principio acogió lo que era la Aduana del puerto (Centro Administrativo ante la intensa actividad comercial de la ciudad), posteriormente pasó a ser la Fábrica de Tabaco, para terminar siendo la sede de la Subdelegación de Gobierno; y actualmente, ha sabido acoger en un mismo espacio el Antiguo Museo Provincial de Bellas Artes (1913) y el Museo Arqueológico Provincial (194), uniendo así Arte y Arqueología.
El edificio ha sido rehabilitado respetando los valores históricos y arquitectónicos  del palacio, y su acomodamiento a las necesidades del nuevo espacio expositivo y museográfico. La ubicación del nuevo museo es excelente, por una parte, se le ha dado un nuevo uso a un edificio que estaba desmantelado, y  en segundo lugar, ocupa un lugar privilegiado dentro del casco histórico de la ciudad, muy cerca de la Alcazaba, Teatro Romano, etc; es un complemento más a la vida cultural y patrimonial de la capital. De esta forma, ha pasado a ser   el museo más grande de Andalucía.
La planta segunda está dedicada a la Arqueología, donde se exponen piezas que abarcan desde la Prehistoria hasta la Edad Media. Te dan la bienvenida en las salas 1 y 2, un conjunto de matronas de la abundancia. Este conjunto de grandes piezas fue descubierto en Cártama, y pertenecen a la colección loringiana, creada por los marqueses Lorinng-Heredia a partir de la segunda mitad del s. XIX.
Las primeras vitrinas de la sala 3, están dedicadas a una pequeña colección de industria lítica del Paleolítico Inferior (180.000-120.000 AP) y Paleolítico Medio (70.000-40.000) donde se fabricaban raederas, denticulados y puntas que fueron utilizadas para descarnar animales y trabajar la madera. Estos materiales son provenientes de los yacimientos de cueva del Boquete de Zafarraya, cueva de Bajondillo, cueva de las Palomas… entre otras.
También se ha expuesto la mandíbula de Homo de Neandertal del Boquete de Zafarraya, así como, una selección de restos de fauna pertenecientes a hienas, cuón, oso pardo y león de las cavernas. La dieta de los neandertales que ocuparon esta zona estaba basada en cabras montesas, caballos, ciervos y bóvidos; también aprovechaban los recursos marinos como los bivalvos que eran un complemento a su dieta, como así, se ha manifestado en la cueva de Bajondillo (Torremolinos).
Dentro del Paleolítico Superior, la cueva de Nerja, es donde se han recuperado en su interior restos de un hogar en el que se quemaron piñas, recolectadas en los bosques cercanos para abastecerse de piñones, fuente de proteínas. La base de su economía era la caza a base de cabrás montes, ciervos, conejos… complementadas con recursos del mar como focas, peces, moluscos y aves. Algunos de estos recursos le sirvieron para fabricar sus adornos personales y también se pone de manifiesto sus representaciones pictóricas rupestres.
También hay que destacar la Venus de Benaoján, encontrada en la cueva de la Pileta y modelada en cerámica. Un Hipogeo, que nos muestra una reconstrucción de una tumba púnica, con un rico ajuar.
Otra de las muestras estrella del museo es la tumba del guerrero, que se recuperó en una excavación arqueológica en el casco antiguo de Málaga, en 2012. En esta cámara mortuoria del s. IV a. C, junto a los restos inhumados de un varón de mediana edad, se encontraron restos de un ajuar de un soldado griego. Una de las piezas es el casco corintio.
Las salas 4 y 5 están dedicadas a la cultura romana y Al – Andalus. Colecciones completas y muy interesantes de ambas culturas, con una rica exposición de cerámicas, bronce, ataifor, estelas etc.
Un gran protagonista de estas salas, es el mosaico de El Nacimiento de Venus, romano, descubierto en Cártama. Se creó para ser el suelo de un edificio termal de finales del s. II d. C. En el centro de la composición, la diosa navega en una concha.
Una de las dependencias que me ha gustado mucho y la he visto muy interesante, de hecho es la primera vez que la veo en un museo, es el Almacén, donde se encuentran los fondos del museo, es decir todo el registro que se encuentra en una excavación es depositado en este almacén, y después se realiza una selección de las piezas más interesantes, para exponerlas al público. La parte más llamativa, para mi punto de vista, es la que pertenece a la prehistoria, que se encuentra en unos grandes muebles con cajones que el público puede abrir para observarlos.
Sólo me queda decir que nos encontramos ante un excelente edificio rehabilitado que ha intentado aunar arqueología y arte, con una atractiva colección de pintura decimonónica y del s. XX., que provocan una serie de acciones físicas en el visitante, además de sensoriales, intelectuales, emocionales y estéticas.

También, felicitar a todas los malagueñ@s, que durante estos años han perseverado en su intento porque este edificio abriera sus puertas, y a todos los profesionales que han participado en el montaje de esta obra museográfica.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario