miércoles, 19 de septiembre de 2012

LA CAZA DE AVES POR LOS NEANDERTALES


Según los resultados de las investigaciones, llevadas a cabo en varias cuevas de Gibraltar (Gorham, Ibex y Vanguard), se ha puesto de manifiesto que los neandertales empleaban las plumas de las alas de las aves, rapaces  y córvidos, para fines ornamentales y no alimenticios.
Estos análisis se han publicado en la revista PLOS ONE, bajo el título de “Birds of a Feather: Neandethal Exploitation of Raptors and Corvids”, encabezado por Clive Finlayson, donde se confirma que la caza de aves es una practica habitual entre las poblaciones de neandertales.
Los resultados de este trabajo se basa en el estudio de 604 restos óseos de aves rapaces y córvidos, cuyos análisis indican que 124 corresponden a aves, y al menos 18 de ellos representan a siete especies diferentes de aves, y muestran evidencias de marcas de corte realizadas por herramientas elaboradas por los neandertales e incluso por los propios dientes.

Diferentes tipos de marcas de corte en los restos óseos de las aves.
En la muestra de los restos óseos se observa una preferencia por los huesos de la parte cobertera primaria donde se apoyan la plumas primarias y secundarias y que esta parte ósea apenas tiene carne o grasa, lo que indica que los neandertales escogían estas partes anatómicas de las aves por el tamaño mayor de sus plumas y no para alimentarse o para cualquier otro propósito.
Los investigadores han realizado un muestreo de dicha pericia y se ha descubierto que esta práctica se realizaba desde hace miles de años en diferentes áreas geográficas de Europa (Grotta di Fumane, Buran Kaya III, Starosele).
El análisis sugiere que incluso se tenía una preferencia por las plumas oscuras, así, no se ha registrado ninguna de color blanco, por lo que ellos seleccionaban a las aves, como los cuervos y grajos.
Debido al escaso valor nutritivo que presentan las alas, es de suponer, que se debieron de utilizar como complemento de adornos personales o bien para elaborar trajes de plumas.
Para Clive Finlayson estas aves anidarían cerca de las cuevas y algunas podrían haber caído siendo retiradas por los neandertales. También es posible que los neandertales en sus desplazamientos por los acantilados fueran recogiendo las plumas de los nidos de dichas aves.

Ilustración de un Neandertal ataviado con un traje de plumas. A. Monclova.

Por eso los investigadores apuntan al hecho de que gran parte de las aves encontradas formaban parte de la vida diaria de los neandertales, eran aves carroñeras y rapaces, moradoras de acantilados escarpados cercanos a sus abrigos y cuevas.  Y ponen de manifiesto la capacidad cognitivas de los neandertales, que consideran, que son comparables a la de los humanos modernos, y constituyen un avance importante en el estudio de la evolución humana.

 Referencia:

C. Finlayson, K. Brown, R. Blasco, J. Rosell, J.J. Negro, G. Bortolotti, G. Finlayson, A. Sánchez, F. Giles, J. Rodriguez, J. Carrión, D. Fal, J. Rodriguez., 2012: "Birds of a Feather: Neanderthal Exploitation of Raptors and Corvids". PLOS ONE 7 (9).

                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario