martes, 14 de abril de 2015

Las garras de águila utilizadas como adorno por los Neandertales.

La evidencia de la existencia de los primeros humanos se remonta a 3.67 millones de años, según el último hallazgo de los fósiles de Little Foot (Australopithecus prometheus), en Sudáfrica. La investigación nos va determinado en qué momento se va desarrollando  la evolución cognitiva humana.  Hasta la fecha, los estudios sólo han recuperado adornos corporales fabricados con conchas o dientes de animales que habían sido perforadas para ser colgados, sobre todo en Oriente Próximo  y en África, en concreto en la cueva de Blombos en Sudáfrica, hace unos 75.000 a 100.000 años; considerados los primeros inicios de pensamiento simbólico. Sin embargo, la ausencia en Europa de este tipo de registro determinó, desde el Historicismo Cultural, se creyese  que los neandertales carecían de habilidades simbólicas, es decir, carecían de toda capacidad de pensamiento y abstracción, hasta la llegada del Homo sapiens al continente europeo. No obstante, los últimos estudios llevados a cabo tanto en la cueva de Gorham (Gibraltar) con presencia de grabados en la roca,  como en la Grotte du Bison, en Francia, con la fabricación de herramientas en hueso de reno, con una antigüedad de 60.000 años, nos revelan como los neandertales tenían capacidad para el pensamiento abstracto.
Otro rasgo donde podemos determinar también la simbología de los neandertales es a través del adorno personal, considerándolo, como cualquier objeto documentado arqueológicamente y que ha sido llevado por los grupos humanos con una función de adorno corporal o bien con objeto de haber sido utilizado como útil practico.
Un grupo de investigadores del Museo de Historia Natural de Croacia y de la Universidad de Kansas han revisado el material óseo que había aparecido hace 100 años, en el yacimiento de Krapina, en Croacia, aplicándole las nuevas tecnologías. De este interesante estudio tafonómico se ha publicado un artículo, en la revista PLos ONE, donde los autores dan cuenta de la aparición de ocho garras, pertenecientes al águila de cola blanca, que han sido manipuladas para realizar un collar o una pulsera, con una antigüedad de 130.00 años cal BP. En este grupo de garras, cuatro de ellas presentan marcas de corte con bordes lisos, y las ocho muestran señas de abrasión o de haber sido pulidas. Tres de las garras más grandes presentan unas muescas a lo largo de toda la superficie plana. Hay muestras de evidencias de haber sido tratadas para la elaboración de un collar o pulsera, la presencia de estas garras nos viene a revelar que los neandertales de Krapina podrían haber utilizado los huesos de las aves para la fabricación de adornos o con algún objetivo simbólico, 80.000 años antes de la aparición de los humanos modernos en Europa.


Águila de cola blanca








Fuente:


Davorka Radovcic, Ankica Oros, Jakov Radovcic, David Frayer; 2015: “Evidence for Neandertal jewelry: modified White-Tailed Eagle Claws at Krapina”. PLOS ONE, Doi: 10.1371/ 0119802





No hay comentarios:

Publicar un comentario