lunes, 3 de marzo de 2014

SER ARQUEOZOÓLOGO/A


A veces, cuando mencionas la palabra arqueozoología percibes cierta perplejidad en las caras de las personas, cómo preguntándose, ¿esto qué es?
Voy a intentar abordar que trayectoria hay que seguir para llegar a ser arqueozoólogo/a para aquellas personas que estén pensando adentrarse en este mundo o bien para las que estén interesadas, en saber, cuál es el trabajo que desarrolla un arqueozoólogo/a.
La arqueozoología se desarrolla paralelamente a la arqueología, en cuanto que, ésta abarca el estudio de las sociedades del pasado dentro de un contexto social y no como la extracción de una serie de vestigios del pasado, por ello, se vale de múltiples disciplinas, entre ellas, la arqueozoología  que estudia las relaciones de los humanos con el mundo animal en el pasado.
El conocimiento que nos aporta el registro faunístico en un yacimiento lo podemos resumir en varios puntos, basados en Gautier:
-El reconocimiento y la descripción de las especies animales con las que los grupos humanos se relacionaron.
-El establecimiento de la naturaleza de las relaciones entre grupo humano y especies animales, hecho que viene a explicar los motivos  de su presencia en el yacimiento (caza, pesca, cría de ganado…) y el uso que se llevó a cabo de las mismas (alimentación, materia prima, fuerza de trabajo, ritos…)
-Poner de manifiesto, sobre las especies animales, las consecuencias biológicas y/o ecológicas de la intervención humana.
-La contribución al conocimiento de los grupos humanos, de su medio ambiente, de su hábitat, de su modo de vida…
Estas son algunas fases de una investigación arquozoológica y que nos aporta una serie de información sobre el yacimiento que estamos estudiando, para ello, debemos de partir de una formación académica especializada.
En Andalucía la Licenciatura en Arqueología no existía, hasta hace pocos años, tenías que acceder a ella a través de una Licenciatura de Humanidades (5 años de estudios), en mi caso fue Historia. En los dos últimos años de la carrera tenías una serie de asignaturas optativas, que ibas eligiendo, las relacionadas con la especialidad que tú te querías especializarte, yo elegí, la Prehistoria. Mientras tanto, los veranos los aprovechabas para asistir a excavaciones para aprender las técnicas y metodología de excavación. A mí, esta oportunidad me la dio, Eudald Carbonell, para asistir a la excavación del Abirc Romani, a través de D. Francisco Giles (Exdirector del Museo Arqueológico del Pto S. María).
Y una vez terminada, la licenciatura, para poder ejercer como arqueóloga/o, tenías que acreditar una experiencia, en direcciones de campo, así como una formación teórica, dependiendo de la comunidad autónoma que residas. A partir, de la implantación, de las últimas reformas educativas ya tenemos que hablar de Grado en Arqueología, con una duración de  4 cursos (240 créditos), que te habilita para el ejercicio laboral, y corresponde al primer ciclo de los estudios universitarios. Por ejemplo, en Andalucía se estudia en la Universidad de Sevilla y Granada, después tenemos  la Universidad Complutense de Madrid, Universidad Autónoma de Barcelona, Universidad Pontificia de Salamanca, creo que no me he dejado ninguna. Independientemente de estas Facultades, para llegar a la profesión de arqueólogo/a podemos acceder a través del Grado de Historia, Historia del Arte, o bien a través de un Máster Universitario.
Una vez que tengamos terminado el Grado de Arqueología tienes varias salidas como puede  ser arqueólogo/a de gestión y difusión del patrimonio cultural, conservación en museos, empresas arqueológicas, estudios ambientales y urbanísticos, y turismo cultural.
Como vemos,  hay varias figuras dentro de la misma profesión, pero quizás, la más extendida es la de gestión o intervenciones de urgencias que se llega, a ella, a través de la empresa privada o creando tú propia empresa.
Estas salidas profesionales han sido las más extendidas, en los pasados años, promovidas por la construcción y la promoción inmobiliaria, sin embargo, estos  últimos años están sufriendo el azote de la crisis y muchas de estas empresas han desaparecido y algunas están en proceso de renovación, empleando nuevos modelos de investigación y nuevas formas de difusión.
 Si nos centramos en la figura del arqueólogo/a de “gestión o de empresa”, hoy día, su labor es compleja, y debe estar más respaldada por la Administración. Y aquí, es donde las Administraciones deben de ser más eficientes, responsables e invertir más en sus políticas culturales o lo que es lo mismo en su Patrimonio. De forma que el arqueólogo/a no se convierta en la figura de “saberlo todo” (excavar, investigar, dibujar, gestionar, analizar, emplear  nuevas tecnologías: cartografías, estaciones totales, bases de datos, autocad, sig, programas de diseño...), si no, que debe ser una pieza más del puzle, tiene que rodearse de una serie de especialistas (geología, biología, microbiología, polen, arqueozoología, tafonomia, arqueometría, antropología..),  para llegar a determinar el proceso histórico que le  ha surgido de su excavación, es decir, la excavación tiene que ser, el medio, para llegar a interpretar el registro  que está excavando y no ser, sólo, el fin para desarrollar un trabajo remunerado.
 El objetivo es que cuando se cierre el proceso de excavación, se tenga un conocimiento de ese Patrimonio, para ello hace falta que las Administraciones hagan una buena difusión,  que los yacimientos no se abandonen una vez excavados, que los museos no se llenen de material almacenado, sin previamente ser estudiados, etc; toda una problemática de responsabilidades por falta, yo creo, de conocimiento-concienciación y de no saber gestionar los recursos por parte de las Administraciones implicadas. Son temas interesantes que se vienen debatiendo desde diferentes foros pero desde las Administraciones no se le da solución.
Por ello,  este colectivo en las últimas décadas se ha tenido que organizar y crear Asociaciones Profesionales de Arqueólogos o Secciones de Arqueología en los colegios oficiales de Filosofía y Letras.
Bueno,  pues después de que se ha obtenido el Grado en Arqueología, que parece una salida fácil, pues nada más lejos de la realidad, ya que se necesita mucho tesón, empeño, obstinación, vocación y, tener muy claro que quieres seguir formándote, dedicarte a una arqueología más científica, y seguir investigando en el ámbito universitario, es decir, estar dentro de la multidisciplinaridad arqueológica, tienes que ser muy objetivo y reflexivo, no dejarte llevar por las falsas ilusiones.
Para especializarte en Arqueozoología, lo mejor, es hacerlo en aquellos centros que ya cuentan con Laboratorios de Arqueozoología, como son las Universidades que he comentado anteriormente. Se tiene que realizar el Programa de Doctorado que tienen como finalidad la formación en técnicas de investigación, que se complementarán con cursos y seminarios;  se culminará todo este proceso con la presentación de una Tesis Doctoral, que consiste en un trabajo original de investigación que se tiene que defender ante un tribunal.
Pero, si no puedes acceder a algunos de estos centros, tienes la opción de buscar centros donde irte formando, yo tuve la oportunidad de estar en el CSIC de Granada, en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid, en la Universidad de Ferrara en Italia, y además ir participando en diferentes proyectos.
Una vez defendida tu Tesis Doctoral tienes varias opciones: trabajar en Proyectos de Investigación, como becario/a en alguna Institución o  la enseñanza  en la Universidad.
A pesar de que hay que superar muchos frentes, no debemos desilusionarnos, es una carrera muy polifacética, apasionante y a la vez exigente, debes estar en un continuo aprendizaje porque nunca terminas de formarte, cada nuevo trabajo que vayas sacando  estas sometida a la opinión de la comunidad científica.


2 comentarios:

  1. ¡Un blog muy interesante!

    Me ha gustado esta entrada, quería añadir que a la especialidad de Zooarqueología también se puede llegar a través de la carrera de Biología e irte especializando en Zoología, Paleontología...
    En 5º pude escoger el laboratorio de Zooarqueología y la verdad es que es una especialidad que me gustó mucho, muy interesante y bonita.

    Insisto, un blog muy bueno, divulgativo e interesante.
    Saludos!! =)

    Marta Menacho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta por tus palabras. Cierto, también se puede acceder por la rama de Biología, creo que ya lo comenté en otra entrada hablando de Zooarqueología. En este post he reflejado a grosso modo como se puede acceder a través de Historia, que fue mi caso. Sobre todo para aquellas personas que le guste este tema y estudien en universidades pequeñas, y no tengan posibilidades de estudiar fuera de su ciudad, no todas las facultades disponen de un buen laboratorio de Zooarqueología.Es una especialidad muy muy apasionante para quién le guste investigar e indagar en el mundo de los restos óseos, la dificultad es las pocas salidas laborales que te ofrece...pero bueno eso como he comentado es un problema personal que cada uno tiene de solventar.
      Gracias por participar y aportar =)
      Saludos

      Eliminar