domingo, 12 de agosto de 2012

CARNÍVOROS EN CERRO DE LOS BATALLONES

En el yacimiento del Cerro de los Batallones (Madrid),  se viene trabajando  desde el año 1991. Se descubrió a raíz  de los trabajos de extracción de sepiolita de la empresa minera de Tolsa y es considerado uno de los yacimientos más rico en especies de carnívoros del mundo, campaña tras campaña va dando a luz su riqueza  paleontológica.
Estas excavaciones están dirigidas por miembros del C.S.I.C de Madrid y subvencionada por la Comunidad Autónoma de Madrid y en 2001 fue declarado Bien de Interés Cultural.

Los restos de fauna que se registran en este yacimiento tienen una antigüedad de nueve millones de años y debido a la situación estratégica del yacimiento que actúa como trampa natural es lo que ha permitido que los restos de fauna se conserven en perfecto estado. 
El yacimiento consta de diez hoyos con sedimentos detríticos, de los cuales en nueve de ellos se han registrado restos óseos, y donde posiblemente la erosión haya destruido algunos más.

Cráneo de felino con dientes de sable. foto: Sergio Gonzáles.
Estas cavidades actuaron como trampas naturales que atraían a los carnívoros, que eran más ágiles y tenían facilidad para entrar. En estos hoyos se formaron también lagos efímeros con mucho barro en donde los animales que iban a beber quedaban atrapados, sobre todo los de gran tamaño, como eran los rinocerontes, jirafas, tigres dientes de sable, hienas, tortugas gigantes…

Una de las riquezas paleontológicas del yacimiento son los grandes felinos con dientes de sable Promegantereon y Machairodus, que se extinguieron hace unos 11.000 años.
Estos felinos con sus enorme caninos cazaban presas muy grandes, debido al hiperdesarrollo de sus colmillos mataban a sus presas clavando sus enormes sables en el cuello de la víctima, era mucho más rápido que por asfixia porque cortaban el suministro de sangre al cerebro, de esa forma no necesitaban una mordedura poderosa. Se extinguieron debido a la desaparición de los grandes herbívoros en los que eran especialistas.

Excavación en Cerro de los Batallones
El hallazgo más importante de esta campaña de excavación ha sido el registro de una pieza dental, el primer molar inferior,  que confirma que en esta zona vivió el oso panda rojo, Ailurus fulgens. Se trata de un animal de mediano tamaño y de dieta vegetariana, y sólo se encuentra en el Himalaya.
De esta especie ya se había encontrado ancestros años anteriores en otros yacimientos de Madrid, como Estación Imperial y en Príncipe Pío; por lo que este hallazgo servirá para completar la rama evolutiva de esta familia.

                                                         
                                                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario