miércoles, 15 de agosto de 2012

ELEFANTE EN LA CUEVA DEL RINOCERONTE

La cueva del Rinoceronte se encuentra en la población de Castelldefels, 20km de Barcelona, y se encuentra seccionada por la explotación de una antigua cantera de caliza.


La cueva se halla a menos de medio kilómetro de la línea de costa actual y a unos 25 ms sobre el nivel del mar, en las primeras elevaciones del macizo kástico del Garraf y cerca del contacto de éste con el delta holoceno del río Llobregat. Este conjunto montañoso se caracteriza, en esta zona, por los bajos relieves del Triásicos en los paquetes inferiores y por formaciones más recientes de calizas y dolomías del Cretácico y Jurásico inferior en los más superiores.
Dicha cueva presenta una secuencia estratigráfica que abarca parte del Pleistoceno Medio y Superior (350.000-80.000 años), con una potencia estratigráfica de 11 metros. En esta columna estratigráfica  se aprecia los diferentes niveles y restos faunísticos. En la campaña de este año se han documentado un elefante infantil con una antigüedad de unos 100.000 años y numerosos restos de tortuga mediterránea que denotan que en la costa central de Cataluña las condiciones climáticas de hace 100.000 años eran cálidas.
En esta campaña sólo se ha podido recuperar una parte de la superficie donde se encontraba el proboscidio, siendo los restos óseos recuperados las dos extremidades posteriores con el fémur, tibia, tarsos, falanges y columna vertebral en conexión anatómica.



Esta cavidad fue descubierta en el año 2002, y a lo largo de estos años se han recuperado retos de industria lítica en sílex y cuarzo del Paleolítico Medio, así como numerosos restos faunísticos como Cervus elaphus, Elephas sp., Dama dama., Hemitragus sp., Crocuta spelaea aff intermdia.,  Dicerorhinus etruscus aff. brachychalus., Capra sp., Testudo hermanni., Felis linx aff spelaea., Capreolus capreolus., Bos/Bison., Talpa., Leporidae., Myotis sp., Erinaceus sp., Apodemos sp., Lagomorpha.
La mayoría de estos restos óseos presentan fracturas y marcas producidas por carnívoros. Destacan también las marcas de vegetales, y en menor número las marcas de corte.


Las excavaciones arqueológicas se están llevando a cabo por un grupo de arqueólog@s del Grupo de Investigación del Cuaternario-SERP (Seminario de Estudios  e Investigaciones Prehistóricas de la Universidad de Barcelona, que dirige Josep M. Fullola. Ante los recientes hallazgos los investigadores se plantean la hipótesis de que el yacimiento debió de funcionar como una guarida de carnívoros, que utilizaron la cavidad como refugio y donde traían sus presas.

                                                  

2 comentarios:

  1. Probando probando tlos comentarios, jeje. Interesante entrada, todas las que llevas publicadas lo son, enhorabuena por este estupendo blog. Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Caliope, me alegro que te guste. Un beso.

    ResponderEliminar